La batería es el componente sobre el que menos sabemos de nuestros ordenadores. Pero si hay algo que sabemos bien es que se desgasta mucho con el uso. Con el paso del tiempo, la batería de un portátil dura cada vez menos hasta que al final termina volviéndose inservible.

Afortunadamente, también conocemos algunas prácticas que pueden frenar bastante ese proceso de deterioro. Alrededor de este tema hay muchos mitos, así que no es una buena idea creerte lo primero que te digan. Estas son las mejores formas de cuidar la batería de tu portátil.

Cómo y cuándo cargar la batería

En este sentido hay consejos de todo tipo. Desde dejarla siempre cargando hasta cargarla únicamente cuando llegue al 0%. La verdad es que ninguna de las dos cosas es una buena idea. La falta de uso de la batería que acarrea dejarla siempre cargando acelera el proceso de desgaste porque los electrones necesitan moverse con libertad.

Por otra parte, imponerle continuamente ciclos completos es una idea aún peor. La mayoría de baterías tienen una vida útil de como mucho 600 ciclos completos, y descargándola y cargándola por completo probablemente haces un ciclo diario.

Lo mejor es dejar que se descargue hasta el 40% una o dos veces por semana. Si usas el portátil en casa frecuentemente, aplica esa descarga cuando corresponda y el resto del tiempo, si puedes, quita la batería y alimenta el ordenador directamente desde la corriente.

Por último, si vas a estar un largo periodo (de un mes o más), sin usar el portátil, deja la batería cargada a un 50%. Una carga demasiado alta o baja durante un largo periodo sin actividad puede suponer un problema.

Cuidar la batería: mantenimiento para evitar la degradación

Lo más importante a la hora de considerar un buen mantenimiento para tu batería es la temperatura. Cualquier cosa extrema es peligrosa, pero especialmente el calor. Temperaturas por encima de 40º se deben evitar a toda costa y, a ser posible, también aquellas por debajo de 0º. Normalmente, el ambiente de una casa no supone riesgo alguno.

De todas formas, ten en cuenta que la batería puede calentarse demasiado aunque la temperatura ambiente no sea muy alta. Obstruir el funcionamiento de los ventiladores usando el ordenador sobre tus piernas o dejaándolo en el sofá incordia el funcionamiento de los ventiladores, y esto a su vez implica un calentamiento fatal para la batería. 

Si la batería de tu portátil se puede quitar, asegúrate también de quitarla tres o cuatro veces al año y limpiar con un algún líquido con algo de alcohol el conector magnético que une la batería al ordenador. De esta forma, te asegurarás de tener una transmisión de energía lo más eficiente posible.

Reduce el consumo

Al final, este es el consejo más importante. Aunque darle cierto uso periódicamente es importante, todo lo que exceda eso, al final, está desgastando la batería. Así que, mientras le des su pequeña descarga semanal hasta el 40%, procura reducir el consumo lo máximo posible.

Reducir el consumo te ayudará a aumentar la duración de la batería en un día concreto, pero también estarás extendiendo la vida útil de la batería a largo plazo. Las mejores formas de reducir el consumo son desactivar las conexiones que no utilizas, no subir el brillo por encima de lo necesario y activar el modo ahorro de energía que incluyen tanto Windows como Mac.

En Windows puedes activar el modo directamente desde el panel de notificaciones. En Mac, debes ir a Preferencias del sistema>Ahorra de energía y allí elegir que actividad del ordenador quieres desactivar para reducir el consumo de energía.

Si tienes un Mac, la propia Apple dispone de un apartado en su web con consejos, recomendaciones generales y buenas prácticas para cuidar las baterías de sus distintos dispositivos.

Si llevas a cabo estas prácticas, tu batería tardará mucho más en perder su capacidad, pero igualmente nada dura para siempre. Esto ayuda mucho, pero tarde o temprano las baterías terminan desgastadas por puro uso, y eso no podemos evitarlo.